04

Consejos para un recalentado perfecto

El “recalentado” es una costumbre que nace de la abundancia de comida que preparamos para las cenas de Navidad y Año Nuevo. Es toda una tradición y nos encanta, ya que nos permite seguir disfrutando de los sabores de esos platillos especiales durante varios días y también descansar de cocinar.

Sin embargo, es necesario tener cuidado, ya que esas cantidades grandes de alimento pueden echarse a perder con facilidad y podríamos vernos en el triste caso de tener que tirar la comida.

Para evitarlo, te traemos algunos consejos para organizar y cuidar la comida de tu recalentado.

Separa.

Lo que se echa a perder más rápido son las carnes de todo tipo, es decir, la proteína: pavo, pollo, res, cerdo y por supuesto, pescado (a menos que sea bacalao salado).

La descomposición se acelera si la carne está en algún líquido, como sopa o salsa. Por eso, para conservar mejor las carnes, retíralas de los líquidos y guárdalas secas. Los líquidos almacénalos aparte.

Enfría

Una regla para todo momento es: nunca metas al refrigerador alimentos calientes o tibios. Eso favorece la descomposición y, además, eleva el consumo de electricidad.

Dosifica

Usando contenedores de plástico pequeños, haz porciones más pequeñas de los alimentos para refrigerar las porciones por separado.

La dosificación también vale para el recalentado en sí: solo recalienta lo que vayas a consumir en una comida en concreto y el resto mantenlo refrigerado. Mientras más recalentadas tenga el alimento, más se favorece la descomposición.

Reinventa

Es muy frecuente que la familia se canse de comer lo mismo por varios días, y eso lleva a que la comida no se aproveche y finalmente, tenga que tirarse.

Para ello, es necesario reinventar el recalentado, así sea ligeramente. Echa mano de tu creatividad y convierte ese pavo o esa pierna de cerdo en tortas, tostadas, tacos o sírvelos con ensalada fresca.

Acomoda

-Toma en cuenta que (aparte del congelador) tu refrigerador tiene zonas más frías que otras.

-Guarda las carnes y líquidos (sopas y salsas) en la parte superior, ya que es la zona más fría.

-Guarda el arroz, pasta o papas en la zona media. Y coloca las ensaladas en la zona inferior, que es la menos fría.

Tapa

Aún en el refrigerador todos los alimentos deben taparse. Usa contenedores con tapa o utiliza plástico para envolver alimentos.

Congela

Si sientes que tienes demasiada comida y que ni con toda tu creatividad será posible consumirla antes de que se descomponga, aparta algunas porciones y congélalas. Después de un mes todavía estarán en perfecto estado y te servirán para alguna rica cena.

Aplica estos sencillos consejos y disfruta al máximo de tus fiestas. ¡Felicidades!

diciembre 14, 2018

Regresar