01

Limpieza para comenzar el 2019

Hacer la limpieza de inicio de año es más que solo quitar el polvo o las manchas. Es conseguir que cada uno de tus espacios cumpla la función que necesitas, y así concentrarte mejor en conseguir tus objetivos.

Comienza el 2019 con una casa más funcional siguiendo estos consejos.

1.- Aborda la limpieza y la organización por categorías, no por áreas. Es decir, en lugar de limpiar y organizar toda la cocina, o alguna de las recámaras, dedícate a toda la ropa, todos los libros o todos los trastes. Al hacerlo así podrás tener una visión general de todo lo que tienes, dónde ponerlo e incluso, qué desechar. Es mucho menos cansado y más rápido.

2.- Todo tiene que entrar en una categoría. Si hay objetos que no pertenecen a ningún grupo, seguramente es algo que no necesitas. Las categorías de objetos en el hogar son: ropa, ropa de cama, zapatos, libros, artículos de papelería, documentos, alimentos, medicamentos, muebles, artículos de entretenimiento, trastes, artículos de limpieza, artículos de cuidado personal, herramientas y artículos de decoración. Si hay algún objeto que no cumple ninguna de estas funciones, es que está sobrando y quizá, quitándote espacio.

3.- Define claramente las funciones de cada espacio. Es muy importante decidir a qué dedicarás cada espacio y respetar esos límites. Por ejemplo, no almacenes productos de limpieza en tres lugares diferentes de la casa, sino en uno solo, donde te sea más fácil y útil tenerlos. Si tienes un clóset para las cobijas y sábanas, no lo uses para guardar juguetes o despensa; no tengas artículos de maquillaje tanto el baño como en la recámara, elige un solo lugar. Mantén el mismo criterio para toda la casa.

4.- Recurre a los organizadores. Las cajas de todo tipo son una gran solución para poner orden y no tienes que gastar demasiado. Cajas de zapatos forradas de papel o contenedores económicos de alimentos pueden convertirse en organizadores para toda clase de espacios y facilitar el tener a la mano lo que necesitas.

5.- Desocupa, limpia, ordena. Para abordar la limpieza y ordenamiento de un espacio, como un clóset, primero libéralo de todos los objetos. Luego, limpia, y en seguida, ordena todos los objetos otra vez. Si hay algún objeto que no pertenece a ese espacio, es momento de corregir.

6.-Y el consejo que todo mundo da: desecha lo que no necesites. Deshacerte de lo que no necesitas no quiere decir desperdiciarlo. Si separas correctamente la basura, facilitas que sea reciclada. Y si tienes ropa, muebles o libros que ya no cumplen una función para ti, busca a quién puedan serles de utilidad. Así, mejoras tu vida y la de alguien más.

¿Conoces más tips para tener una casa que funcione de la mejor manera?

 

enero 21, 2019 Regresar