04

Leer en Casa con tus Hijos Puede Hacer la Diferencia

Los libros son un combustible excelente para la imaginación de nuestros pequeños. Leer junto a ellos todos los días hará que se genere un vínculo fuerte entre tu hijo(a) y tú, además, aprenderán cosas nuevas, se le inculcarán buenos valores, y desarrollará un gusto por los libros, las historias y aprender.

Para esas edades en las que la curiosidad está a flor de piel, leer máximo 20 minutos al día es más que suficiente para un lector principiante. Léele oraciones de forma pausada y lenta, y si no comprende el significado de algo, explícalo de forma que lo pueda entender. Leer juntos es importantísimo, por ello, es bueno que señales con tu dedo índice cada palabra que estás leyendo y evitar que tu pequeño(a) se pierda. Túrnense y lean juntos, eso hará el proceso más dinámico y divertido, y una vez que hayan terminado el libro, discutan sobre la historia, sobre los personajes y cuestiónense cosas concernientes al libro. Repetir los libros no tiene nada de malo, especialmente si es el favorito.

Es bueno hacer de la lectura de algo importante en tu familia. Ve con tu hijo(a) a la librería seguido y elijan cuentos entre los dos. También, un viaje ocasional a la biblioteca junto a él/ella, puede generar experiencias nuevas y divertidas para ambos. ¡Atrévete a impresionarlo con tantos libros!

Para saber si tu hijo está comprendiendo la historia, pregúntale cosas relacionadas a la misma: ¿Cuál crees que será el final? ¿Está bien la decisión que tomó tal o cual personaje? ¿Cómo se sintió este personaje con lo que sucedió? Es importante saber si tu hijo(a) está entendiendo la historia, si es adecuada para su edad o si le llama la atención. Invítalo(a) a analizar, a ver más allá de las letras y dibujos y a hacer conexiones entre los personajes, e inclusive, entre otros cuentos. ¡Deja que su imaginación vaya lo más lejos posible!

Momentos de calidad con tu hijo(a) esperan a partir de un bonito libro. Léele, consiéntelo y préstale atención a ese momento especial. Varíen, deja que él/ella te lea sus cuentos favoritos, avisos en la calle, la lista del súper, y más. Una vez que los niños aprenden a leer, no quieren dejar de hacerlo. Llévalos por el camino de la literatura, y cuando crezcan, serán hermosas personas con una sensibilidad diferente, sabrán de todo un poco y serán súper curiosos.

junio 5, 2017 Regresar