04

Define tus objetivos para el 2019

Al inicio de un nuevo año, casi todas las personas nos hacemos propósitos y casi todas terminamos el año sin haberlos cumplido. ¿A qué se debe esto?

Aunque muchos dicen que se debe a que nos falta voluntad y disciplina (¡y en muchos casos es verdad!) esto es solo una parte de la respuesta. No cumplimos nuestros propósitos porque casi nunca los formulamos adecuadamente, es decir, en forma de objetivos. Y sin objetivos, hacer funcionar la fuerza de voluntad y la disciplina es muy difícil.

¿Qué es un objetivo?

Un objetivo es un logro que queremos alcanzar, apoyado en una estrategia para llegar a él, paso por paso. A veces, día a día.

Consejos para establecer tus objetivos

1.- No abarques demasiado. No intentes cambiar todas las áreas de tu vida al mismo tiempo, ya que cada cambio genera estrés. Si inicias demasiados cambios, el estrés hará que pierdas el rumbo.

2.- Elige un propósito principal. Decide cuál es el cambio más urgente que tienes que hacer en tu vida y analiza a fondo todo lo necesario para conseguirlo.

3.- Escribe tu propósito principal como un objetivo, es decir, con fechas, números y pasos a seguir. Anota también los recursos materiales que necesitas para conseguirlo. Esto es la estrategia.

4.-Una vez definido tu propósito principal en modo de objetivo, analiza si es posible hacerte propósitos más pequeños sin alterar tu objetivo principal. Si es posible, ¡adelante! Si no, no lo hagas. Es mejor cumplir un solo objetivo a fondo, que iniciar muchos propósitos y no cumplir nada.

Ejemplo

Veamos la diferencia entre propósito y objetivo.

Propósito: Bajar de peso.

Objetivo: Perder 20 kilos a lo largo del 2019, en promedio, kilo y medio por mes.

Estrategia para conseguir mi objetivo: Consultar un médico para conocer mi estado de salud y recibir sugerencias de alimentación. Hacer una hora de ejercicio al día. Beber dos litros de agua diariamente. Dormir ocho horas diarias. Eliminar de mi alimentación el azúcar y las harinas refinadas. Elevar mi consumo de vegetales. Reducir mi consumo de café. Organizar mis comidas con anticipación. Pesarme y medirme una vez por semana y registrar mis cambios en un cuaderno.

¿Ves la gran diferencia entre un simple propósito y un objetivo? El propósito es como un deseo al aire, y el objetivo es un mapa para llegar a donde deseas.

¡Define tus objetivos del 2019! ¡Mucho éxito!

enero 21, 2019

Regresar