frutas

Trucos Increíbles para Acelerar la Maduración de tus Frutos y Vegetales

¿Alguna vez te has preguntado por qué en los supermercados venden las frutas y verduras muy verdes? La razón es simple: suelen ser más baratas. Así que no tengas miedo y aprovecha para comprar lo que necesites.

¿Qué pasa si deseas ocupar alguna y sigue verde? No te preocupes, para esto hay ciertos trucos que ayudarán a que tus frutos y verduras lleguen al punto perfecto para ser utilizados. Te los contamos a continuación:

El truco de la manzana. Este es quizá el más sencillo de todos, aunque puede ser el más tardado. Lo único que debes hacer es colocar las frutas o vegetales que deseas madurar en un frutero o recipiente y colocar una o dos manzanas al centro. ¿Por qué funciona? Porque la manzana es una fruta que produce etileno de manera constante, y el etileno es un gas que favorece el proceso de maduración de los alimentos.

El truco de la bolsa de papel. Este es uno de los trucos más viejos, seguramente alguna vez viste a tu mamá envolver frutos en papel periódico y almacenarlos. Pues hacerlo dentro de una bolsa es el equivalente. ¿Cómo funciona? Cuando envuelves las frutas o verduras en periódico o las pones dentro de una bolsa de papel, este aumenta la temperatura y favorece el proceso de maduración.

Para poner en marcha este truco es necesario que tomes en cuenta que sólo funciona para frutas y verduras como la manzana, pera, tomate, aguacate, durazno, papaya, etc. Si se trata de naranja, limón, uvas, piña, pepino o calabaza, meterlas en la bolsa de papel sólo hará que se ablanden, pero no que maduren. Si deseas que maduren, debes ayudarlas agregando un plátano dentro de la bolsa.

También es importante que tengas en cuenta que este truco sólo funciona con bolsas de papel, ya que el plástico tiende a guardar humedad, lo que ocasiona una descomposición acelerada.

Trucos de acción inmediata. Estos se utilizan para productos muy específicos y se trata de aumentar drásticamente la temperatura. En el caso de limones y naranjas, sumergirlas un par de minutos en agua caliente, será suficiente para que puedas disfrutar de su jugo.

En cuanto al aguacate, lo único que tienes que hacer es pincharlo con un  tenedor, envolverlo en papel aluminio y meterlo al horno durante unos 5 o 10 minutos. Una vez afuera, deja que se enfríe a temperatura ambiente y estará listo para usarse.

Ahora que conoces estos trucos, la próxima vez que vayas al súper podrás comprar sin temor todas las frutas y verduras que necesites, aunque luzcan un poco vedes.

marzo 10, 2017 Regresar